Es común escuchar que la gente quiere bajar de peso todo el tiempo. Nunca oímos a alguien decir “quiero reducir mi porcentaje de grasa corporal” o algo parecido. Pero, ¿por qué bajar de peso? Parece que existe una obsesión actualmente en nuestra sociedad, que relaciona el peso con la obesidad.

   Resulta que la obesidad está ligada con el peso, pero el peso no está ligado a la obesidad. Es un hecho que la mayoría de la sociedad desconoce, y a ello se deben las confusiones actuales que conllevan a la gente a obsesionarse con el peso.

¿Cómo es eso que la obesidad está ligada al peso pero el peso no a la obesidad?

   El cuerpo humano está conformado por diversos elementos, principalmente: agua, huesos, órganos, músculos y grasas. Se suelen separar estos elementos en dos grupos: masa magra y masa de grasa. Siendo la masa magra todo lo que no es grasa.

   El problema de la obesidad acarrea excesos de grasa almacenados en el cuerpo humano, es por ello que la obesidad implica mayor peso del normal, es decir, una persona obesa pesará más que una persona normal, pero tener un peso mayor de lo normal no siempre implica obesidad.

 

   Un atleta (de ejercicios de fuerza, por ejemplo) con una gran masa muscular y con una pequeña cantidad de masa de grasa en su cuerpo, tendría también un peso considerablemente mayor del normal, que muchos podrían confundirlo a ojos ciegos con obesidad, cuando realmente no es el caso. De hecho, el músculo pesa más que la grasa (y ocupa menos espacio) lo que quiere decir que dos personas de misma estatura, peso y características genéticas similares, pueden ser totalmente distintas, al punto de que una sea obesa y flácida, y la otra sea delgada y musculosa.

   El IMC o Índice de Masa Corporal es una fórmula matemática que relaciona el peso con la estatura, con la cual podemos determinar cuál es el peso normal que una persona deba tener según su estatura, pero no toma la proveniencia de ese peso (qué tanto es masa magra y qué tanto es masa de grasa). Por otra parte, el porcentaje de grasa corporal únicamente toma en cuenta la cantidad de grasa que tiene una persona con respecto a su peso total.

Entonces, ¿Cuál es la conclusión?

   No debemos guiarnos por el IMC sino por el porcentaje de grasa corporal, es un indicador proporcional. Por ejemplo, un porcentaje de grasa de 30% para alguien de 100kg indica que tiene una masa de grasa de 30kg y una masa magra de 70kg. Un porcentaje de grasa de 30% para alguien de 50kg indica que tiene una masa de grasa de 15kg y una masa magra de 35kg. El porcentaje de grasa es realmente el que dirá qué tan flácidos, tonificados, musculados o definidos estaremos.