hamburguesa1La dieta flexible ha adquirido popularidad los últimos años, sin embargo, ¿es esto algo realmente o innovador?, ¿O es lo que ya se sabe en otras palabras? Existen muchas malas interpretaciones que contradicen sus fundamentos.

¿Qué es la dieta flexible?

La dieta flexible simplemente se enfoca en que no es necesario darse mala vida con una dieta demasiada estricta, ya que podemos flexibilizarla siempre y cuando se adecúe a nuestras necesidades de macronutrientes y calorías. Es la forma en la que podemos encajar en nuestra dieta un poco de esa comida que más nos guste sin ser perjudicados. Todos somos distintos y tenemos ciertas necesidades específicas en cuanto a macronutrientes (proteínas, carbohidratos, grasas), micronutrientes (vitaminas y minerales) y fibra. La dieta flexible toma esto como base y deja un rango permisivo dentro de tus macros, que no exceda aprox. el 10-20% del total de tus requerimientos, para que encajes allí tus alimentos favoritos sin tener repercusiones negativas sobre tu progreso. Mientras que el otro 80-90% sí es más estricto ya que debes cumplir con ciertos requerimientos de fibra y microutrientes contenidos en alimentos como los vegetales, que normalmente no gustan.

Esto ha dado pie a malas interpretaciones, como por ejemplo: “Si mis requerimientos diarios de carbohidratos son 200gr, entonces puedo comerme todos los 200gr de carbos en azúcar, miel, galletas, etc. siempre y cuando no me exceda de los 200gr totales y no tendré problema”. Lo cual es un ERROR, ya que el rango de flexibilidad no es mayor al 20% del total del macronutriente. Si haces lo que quieras con el 100% de tus requerimientos del macro, entonces no tendrás los resultados deseados. No es lo mismo una unidad de carbohidrato de fructosa que un almidonado, por ejemplo. Los carbohidratos se discriminan entre sí ya que tienen rutas metabólicas distintas, apartando a un lado el hecho del aporte de micronutrientes y fibra.

En conclusión:

En el mundo del fitness siempre hay una dieta nueva, una máquina fabulosa nueva, una pastilla milagrosa nueva, una moda nueva, que no es más que mercadeo para hacerte gastar dinero en cosas inútiles. La ciencia no cambia sino que se profundiza, y las bases científicas siempre serán las mismas. Así que aléjate de cualquier tipo de campaña comercial de este tipo.

La dieta flexible sí funciona y es algo totalmente factible para tu progreso, siempre y cuando la entiendas bien. ¿Pero por qué es esto? Porque no es algo nuevo ni algo innovador, es lo que siempre se ha sabido, ciencia que se maneja desde hace muchos años, sólo que ahora se trata de “refundar” como algo nuevo para captar la atención de la gente. Estudia e investiga bien antes de hacer cualquier dieta o consumir cualquier producto. Asesórate con profesionales calificados y no te dejes llevar por las campañas de marketing.